AIRD apoya medidas de la DGII contra el fraude fiscal y el incumplimiento en la venta de bebidas alcohólicas

El presidente de la AIRD, Celso Juan Marranzini, señaló que es un ejemplo de que la DGII está atacando la evasión y el fraude fiscal en todas sus dimensiones.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) apoyó las medidas que está tomando la Dirección General de Impuestos Internos y consideró que las mismas constituyen acciones ejemplarizantes contra presuntos evasores y presuntas estructuras fraudulentas que dicen llamarse empresas y que se encuentran produciendo o vendiendo al margen de la ley y del cumplimiento del pago de impuestos, y que además provocan  competencia desleal a las verdaderas empresas que generan empleo y que contribuyen al fisco.

“Es una forma importante de frenar las ilegalidades, las violaciones al Código Tributario y los esquemas fraudulentos que buscan ganar ventaja por la vía de la defraudación fiscal a las industrias y empresas formales en la República Dominicana” expresó Celso Juan Marranzini, presidente de la AIRD.

Marranzini afirmó que “la AIRD ha sido un propulsor de la equidad fiscal y asimismo respalda toda iniciativa que ayude a incrementar la formalidad, toda iniciativa que reduzca la evasión fiscal y todas aquellas que faciliten el cumplimiento de los deberes tributarios de las empresas y personas físicas”.

“Pero en este caso se trata del sometimiento por parte de la DGII a varios supuestos esquemas fraudulentos que dicen llamarse empresas, sospechosas de estar vinculadas al negocio ilegal de alcoholes; actuaciones que en muchos países están vinculadas con otros actos ilícitos y agrupaciones criminales a nivel internacional. Por ello, respaldamos esta actuación firme del director Magín Diaz y de los demás funcionarios de la DGII, la cual entendemos debe ser apoyada por todos los ciudadanos, porque constituye una acción contundente contra el ilícito”, señaló el Presidente de la AIRD.

También saludó la creación de una estructura que contribuya a simplificar los procedimientos tributarios para promover una mayor formalidad de las empresas al facilitarles cumplir sus obligaciones tributarias. 

Consideró acertado que la DGII asuma como fundamental la educación tributaria, ya que es una forma de contribuir a incrementar tanto la confianza en la institución, como en el sistema tributario. “Promoverá lo que el director de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) ha llamado “moral tributaria”, expresó Marranzini.

Celso Juan Marranzini indicó que la AIRD valora y seguirá promoviendo el trabajo conjunto con la DGII, el cual procura poner freno a la evasión, así como a todo lo que afecte a la libre y formal empresa; impulsar fórmulas en pro de la competitividad del sector manufacturero; y facilitar la relación de los contribuyentes con el organismo recaudador.

ALERTA!! AIRD recibe reconocimiento por impulsar la producción y consumos responsables (ODS 12)

La Asociación de Industrias de la República Dominicana, Inc. (AIRD), se complace en informarles que en el día de hoy recibió con agrado un reconocimiento otorgado por el Ministerio de Administración Pública y el Ministerio de Economía, Planificación y Desarrollo, por su destacada labor en garantizar modalidades de consumo y producción sostenible, a través del manejo de desechos sólidos y procesos de reciclaje, en cumplimiento con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 12 sobre ¨Producción y Consumos Responsables¨.

Este objetivo determina que el consumo y la producción responsable se traducen en una mejor calidad de vida para todos, siempre que se hagan más y mejores cosas con menos recursos.

La fe en la producción nacional y el optimismo en lograr un desarrollo sostenible de nuestra nación, constituyen la base del trabajo tesonero de nuestras industrias y de la AIRD, como entidad representativa del sector industrial dominicano.

Industria, innovación y tecnología

El sector público y el privado, durante el 2019, miran en la misma dirección

La velocidad de los cambios produce vértigo en muchas empresas, instituciones y países que viven sus procesos sobre las bases de la tradición, de lo aprendido para dar respuestas a circunstancias pasadas, distintas a las presentes. En ese sentido, la industria o institución gubernamental que quiera ser competitiva está obligada a la innovación permanente, sin dejar de lado algunos elementos clave de sus tradiciones y valores corporativos.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) plantea como uno de los retos clave del presente año el de la innovación. El Poder Ejecutivo promulgó el Decreto 453-2018, que declara el 2019 como “Año de la Innovación y la Competitividad”. Este Decreto tiene como objetivo: a) Facilitar el Comercio; b) Simplificar las regulaciones; c) Optimizar y transformar los procesos productivos; d) Aumentar las exportaciones; y, e) Profundizar las alianzas público-privados.

En cierto sentido, puede decirse que el sector público y el sector privado miran, durante estos 365 días, en la misma dirección. Puede afirmarse que la razón de ser de enfocarse en la innovación y la competitividad lo es el necesario, urgente, imprescindible crecimiento de la productividad y del valor agregado nacional, así como el aumento de las exportaciones. Para esto se requiere el desarrollo, fomento, del capital institucional, el capital humano y la investigación y desarrollo.

La apuesta, como punto de partida, es simple y aunque tiene muchas vertientes, dos son fundamentales. La primera, la apuesta por la innovación, la investigación y desarrollo. La segunda, un marco institucional y político que fortalezca los encadenamientos productivos en el empresario entero y favorezca el hacer negocios competitivos con los mercados extranjeros, es decir, que favorezca las exportaciones (el modelo vigente tiene serias distorsiones que conducen a incentivar las importaciones, y que deben ser superadas).

Al pensar en la oferta exportadora nacional, analizar la complejidad de los mercados a los cuales se desea llegar o consolidarse, la exigencia de los consumidores locales y extranjeros, el lugar del país en el mapa de la competitividad, se constatan serias limitaciones tanto en el aparato productivo nacional como en el marco institucional o de negocios que reducen las posibilidades de crecer en las exportaciones. Un indicador lo es la participación porcentual de las exportaciones en el PIB nominal, la cual no sobrepasa el 15% (en Chile, las exportaciones representan cerca del 60% de su PIB nominal).

Capital humano

En el Segundo Congreso de la Industria Dominicana se indica que “no hay forma de ser plenamente competitivos con los niveles educativos actuales de nuestro más valioso capital, el humano…”. El mercado laboral requiere niveles más altos de destrezas de la fuerza de trabajo y las empresas requieren políticas de fomento a la innovación. Por ello se habla que, desde la óptica de educación superior, el triángulo de la competitividad tiene que ver con acceso a la tecnología, un excelente sistema de educación y capacidad de innovación.

Históricamente en República Dominicana ha sido muy reducida la integración Universidad-Empresa, lo que es una dicotomía, pues son estas las generadoras del capital intelectual que necesitan las industrias. En un mundo altamente cambiante y competitivo para lograr las metas establecidas por este sector la AIRD considera esencial fortalecer esta relación. Sólo es posible hacer frente a los veloces cambios que están ocurriendo con una alianza sólida de las academias con las empresas industriales y de estos dos agentes con las instituciones estatales que crean el nicho adecuado para el desarrollo de la innovación.

La alianza con las universidades –en el marco de un estado eficiente- favorece el que la innovación sea parte del desarrollo competitivo y, por lo tanto, alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ya se están dando giros significativos en la educación básica y media en República Dominicana. La deficiencia en este sistema fue un talón de Aquiles. Pasará todavía un tiempo antes de que los frutos de esta “revolución” puedan verse como dominantes en la sociedad dominicana. Sin embargo, no se trata de esperar pasivamente los resultados. A la vez que se transforma el sistema de educación básica e intermedia, han de iniciarse y profundizarse transformaciones en la educación técnica y superior dominicana.

En cuanto al financiamiento de la innovación, este no es sólo obligación del Estado, es también una obligación del sector empresarial, el cual ha ido ampliando su involucramiento con extraordinarias apuestas, tanto colectivas (desde la asociación y los clústeres productivos) como individuales (desde diversas empresas). Sin embargo, no es posible avanzar destinando apenas un 0.1% del PIB a la innovación y sin objetivos claros.

Industria y economía digital

La internet ha sido ese eje poderoso que articula conocimiento y tecnología. Su desarrollo impulsó tanto la difusión de conocimientos como el incremento del consumo. Hizo posible se definieran o redefinieran una cantidad inmensa de servicios. Puede decirse que borra fronteras, especialmente cuando débiles reglas protegen la competitividad del mercado interno.

En ese panorama cabe preguntarse si la industria puede seguirse pensando como “manufactura” en el sentido estricto de la palabra. Un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) titulado “La nueva revolución digital: de la Internet del Consumo a la Internet de la Producción”, aporta algunos elementos de respuesta.

Es importante la penetración de la Internet para entender otros fenómenos. Esta variable muestra un crecimiento espectacular, pero insuficiente: del 2006 al 2014 la penetración de Internet en América Latina y El Caribe pasó del 20.7% de la población total al 54.4%, pero en los países desarrollados (OCDE)  alcanzó el 79.6% de la población y se considera casi total, porque el acceso es mayor que la penetración.

El informe de la CEPAL (2016), vaticinaba que soluciones vinculadas a la industria moverían, en ese año, más de 50,000 millones de dólares y que dicha cifra alcanzaría, para el presente año, cerca de 100,000 millones. Una duplicación en apenas tres años.

La innovación en marcha afecta y afectará cada vez más profundamente a la industria. Se trata de una nueva revolución digital, un nuevo paradigma productivo, de nuevos modelos de negocio y producción, con varios actores impulsando nuevas condiciones y necesidades.

¿Podrá transformarse la cultura de la industria nacional? ¿Podremos enmarcarnos, vía tecnología e innovación, en el Internet de la Producción? Este es uno de los retos planteados por la AIRD para el presente año.

Para República Dominicana las fuerzas tecnológicas seguirán siendo exógenas. El país dista mucho de lo deseable en inversión en investigación y desarrollo, además de que se encuentra muy rezagado en capital humano que lidere tal tarea.

La innovación pasa por el internet de las cosas el cual es el futuro de la industria y la economía y es el marco de la Cuarta Revolución Industrial.

 

Artículo AIRD-El Dinero Enero 2019

Premio George Arzeno Brugal llega a su décima edición

La prensa ha colocado la industria en el centro de la agenda económica del país

El cierre del plazo para recibir los trabajos a concursar es el próximo 31 de enero, 2019

Bases incluyen trabajos audiovisuales difundidos por medios digitales

El Premio George Arzeno Brugal al periodismo sobre la Industria Nacional llegó a su décima edición constituyéndose en un referente en el periodismo económico del país y contribuyendo a colocar la industria en el centro de la agenda económica dominicana.

En las primeras nueve ediciones fueron galardonados periodistas de diferentes medios: Primicias, Listín Diario, Teleantillas, El Dinero, El Caribe, Revista Mercado, Diario Libre, entre otros.

Para esta décima edición serán recibidos trabajos difundidos del 1 de  enero del 2018 al 31 de diciembre de ese año. Los trabajos deberán presentarse antes del 31 de Enero de 2019.

El Premio cuenta con dos categorías en Prensa escrita y/o digital (Diarismo Económico-Industrial y Trabajos de Investigación); y una tercera categoría sobre Reportajes Audiovisuales difundidos por la vía digital.

Cada una de estas categorías tiene una dotación económica de RD$ 300,000 pesos.

Las bases del Premio también incluyen un reconocimiento a la trayectoria en el periodismo económico, cuyo primer ganador fue Mario Méndez, editor de Economía del periódico Hoy, la segunda entrega la recibió Héctor Linares, Editor de Economía y Subdirector de El Caribe, mientras que en el 2017 fue reconocido Mario Rivadulla, comunicador de larga trayectoria y aportes al sector industrial y en 2018 José Báez Guerrero, columnista que ha reivindicado el valor de la industria.

Los trabajos presentados, como está establecido en las bases, deben versar sobre temas relativos al desarrollo industrial dominicano y la generación de empleos y divisas. Además, temas como el desarrollo de las exportaciones, energía e industria; políticas industriales o productivas; política de empleo; seguridad social; calificación laboral en el sector; incidencias de los acuerdos de libre comercio; transporte de carga; aranceles; puertos y aeropuertos en relación a la industria; innovación y tecnología; responsabilidad social industrial; industria y medio ambiente, entre otros.

Con este premio, la AIRD honra la memoria de don George Arzeno Brugal, ilustre industrial dominicano que se distinguió, desde su posición de empresario, por su apoyo al desarrollo de la República Dominicana, generando riquezas, fuentes de trabajo y siendo un ejemplo de responsabilidad social empresarial.

Las bases del concurso, para los comunicadores que todavía no la tengan, pueden ser procuradas en la sede de la AIRD o por vía telefónica, o en el portal de la AIRD, cuya dirección es: www.portalindustrial.net

AIRD saluda aprobación Proyecto de Ley de Aduanas en el Senado

Marranzini señala la importancia de la decisión para la institucionalización del país y pide a Diputados su rápida aprobación

“Aprobar el Proyecto de Ley de Aduanas es una clara señal de que buscamos facilitar el comercio, incrementar la competitividad y fortalecer la institucionalidad en el país. Debemos seguir en esa dirección para hacer de República Dominicana el referente industrial y comercial de la región”, expresó el presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD), Celso Juan Marranzini.

Marranzini señaló que el proyecto ha sido el resultado de un trabajo de consenso de los más diversos actores involucrados en el comercio exterior dominicano. “Ahora esperamos que la Cámara de Diputados apruebe rápidamente dicha pieza y que la misma pueda ser promulgada por el presidente de la República, Danilo Medina, cuanto antes.

Aseguró que la nueva pieza legislativa permitirá fortalecer la lucha contra prácticas ilícitas y eficientizar aún más los procesos aduaneros y de facilitación de comercio.  “El precursor de este proyecto lo fue Miguel Cocco, bajo la visión de continuar modernizando los servicios aduanales del país, y ha sido promovido arduamente por la actual gestión de su director, Enrique Ramírez.

Valoramos la labor realizada por la Comisión de Industria, Comercio y Zonas Francas del Senado, así como la de todos los senadores que respaldaron este proyecto.

Es una forma de aportar en el año de la Competitividad y la Innovación. Y es una forma de fortalecer la industria local. Esperamos que esta sea la tónica dominante durante todo el 2019”, afirmó Marranzini.

OCHO RETOS PARA EL 2019

En el 2018 avanzamos. No estamos donde queremos estar, pero tampoco estamos donde estábamos inicialmente. Es nuestro deseo más profundo que en 2019 muchas de nuestras metas inconclusas sean alcanzadas o, por lo menos, se avance tan significativamente que a final de año todos podamos regocijarnos.

El sector industrial dominicano está más que consciente de las transformaciones que se producen en la manufactura y en el intercambio comercial a nivel internacional. También estamos conscientes de que no responder a estos cambios a tiempo y del modo adecuado, es perder la oportunidad de constituirnos en la potencia industrial de la región que tanto hemos soñado.

La 4ta Revolución Industrial, nuevas tendencias hacia la regionalización de los flujos de comercio, el cambio climático, cambios políticos y sus consecuentes efectos sociales y económicos serán factores a tomar en cuenta para nuestro necesario crecimiento.

Estamos ante una magnífica oportunidad de dotar a República Dominicana de una base fuerte para el desarrollo económico y social para los próximos años, siempre que logremos hacer los cambios que se han logrado para otros sectores, con una visión y reglas constantes de largo plazo, porque el desarrollo social más sólido es el que se fundamenta también en el desarrollo sostenible tomando la industria como punta de lanza. En ese sentido, queremos expresar algunos de los retos fundamentales que tenemos como nación y sector para el presente año:

PRIMERO. Es un reto continuar fortaleciendo alianzas con los demás sectores productivos, turismo, agroindustria y zonas francas. Juntos podemos aumentar más las compras nacionales dando más valor agregado nacional a nuestras exportaciones, generando más divisas y multiplicando las oportunidades de empleos formales para que los miles de jóvenes que hoy se encuentran desempleados se conviertan en entes productivos para sus familias y la sociedad.

SEGUNDO. Tenemos el reto de atraer nuevas inversiones, ampliar la capacidad productiva, que las industrias trabajen en nuevos productos para las necesidades de los mercados nacional y de exportación, nuevos procesos para ser más eficientes, seguir avanzando en equiparar el nivel de educación de nuestros profesionales del mañana al de los de países desarrollados para la creación de más empleos formales que realmente brinden más oportunidades a los dominicanos.

TERCERO. Es un reto pasar de ser un país de importadores, a uno de exportadores, cambiar los déficits de balanza comercial por superávits,  llegar con una gran cantidad de productos dominicanos a los mercados de los países que hoy inundan con sus productos los anaqueles de los comercios de nuestro país y de otros mercados, lograr aprovechar los TLC´s que hemos suscrito con países como Estados Unidos y Europa, que poseen en conjunto más de 700 millones de consumidores con el poder adquisitivo per cápita más alto del mundo. En ese sentido, aspiramos a lograr la meta de US$15,000.00 millones en exportaciones

CUARTO. Al declarar 2019 como año de la Competitividad y la Innovación es un reto seguir avanzando en las condiciones que hagan posible la innovación, la competitividad y la generación de muchos más empleos formales desde el sector industrial, conscientes de que la mejor política social es un empleo bien remunerado. A la vez es una oportunidad para ir más allá y lograr que la Republica Dominicana pase a ser un país pionero en la atracción de inversiones en manufactura debido a los niveles de competitividad e innovación que pudiera ofrecer.

QUINTO. En ese sentido, es un reto que el arduo trabajo realizado en el seno del Consejo Nacional de Competitividad,  presidido por el Presidente Danilo Medina, en donde fueron acordadas más de 80 medidas muy importantes para la competitividad del sector y la promoción de las exportaciones industriales, incluyendo la extensión de las facilidades de la Ley de PROINDUSTRIA (542-14), entre ellas: La renovación de la reinversión de utilidades en la compra de maquinarias y equipos; y la depreciación acelerada; el no pago de ITBIS en Aduanas para la adquisición de maquinarias y equipos; la eliminación de la retención del ISR a la publicidad y promoción en el exterior) así como mecanismos ágiles para la venta y compra sin ITBIS de los productos exportables, entre otros, sean sometidas por el Poder Ejecutivo y aprobadas por el Congreso Nacional.

SEXTO. Es un reto continuar tomando las medidas necesarias para fomentar la formalidad de las empresas o como ya se ha dicho: que ser formal no salga tan caro y que ser informal no valga la pena.

SÉPTIMO. Es un reto poder contar con un Código Laboral que facilite el crecimiento del empleo formal; la firma del Pactó Eléctrico; la aprobación de una Ley de Ordenamiento Territorial; una ley de residuos que no grave las materias primas y más que prohibir el uso de ciertos bienes, promueva la economía circular y la educación para la buena disposición de los residuos.

OCTAVO. Por ser el Año de la Competitividad e Innovación también es un reto profundizar la relación Academia-Sectores Productivos, con el apoyo estatal, de modo que la educación superior de calidad, la inversión en I+D+i y la formación de profesionales para un mundo globalizado contribuyan a fortalecer el quehacer industrial en República Dominicana.

Los industriales soñamos con una nación próspera. Invertimos en nuestro país y queremos que sea orgullo para todos los dominicanos el HechoenRD.

Saludos,

 

Celso J. Marranzini

 

 _____________

PERFIL DE CELSO JUAN MARRANZINI ESTEVA, presidente de la AIRD

Celso Juan Marranzini Esteva es hijo del empresario Celso Marranzini Pérez y de Carmen de Lourdes Esteva Troncoso.

Tiene 17 años en la Directiva de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) y más de 25 años de vida activa en el sector, conociendo las más diversas facetas de las empresas industriales.

Graduado de Ingeniería Química en la Universidad Pedro Henríquez Ureña Magna Cum Laude. Realizó Maestría en Administración de Negocios en Arthur Little School Of Management con Honores, en Boston, Massachussets, EEUU y Advanced Management Program, en el IESE Business School en Barcelona, España.

Actualmente desempeña funciones de Vicepresidente Ejecutivo y Secretario del Consejo de Administración de Multiquímica Dominicana, S.A., y el Grupo de empresas que conforman Multíquímica (Compuestos Dominicanos, SRL.; Doperco, SRL, Haina Fiscal, SRL, Doperco Internacional; TMQ Dominicana, SA y Globalpack, SRL) basadas en República Dominicana. Asimismo, Multiquímica Centroamericana en Guatemala y Faroquímica en Costa Rica.

Estas empresas se dedican a la manufactura y distribución de productos químicos y plásticos para Industrias como la de Pinturas, Adhesivos, PVC, Construcción, Cuidado Personal, Cuidado del Hogar, Bebidas y Alimentos, Textil, Papel y Cartón, entre otros.

Se inició en este grupo en el año 1993, desempeñando funciones en áreas como Logística, Importaciones, Compras, Ventas, Investigación y Desarrollo, Producción, Administración y Finanzas entre otros, lo cual le ha permitido tener una participación destacada en la diversificación de las empresas en el país, así como en el crecimiento de sus exportaciones a más de 20 países en el Continente Americano así como a su expansión regional hacia Centroamérica donde han instalado dos plantas de producción en Guatemala y un centro de Distribución en Costa Rica.

Participa activamente en varias asociaciones empresariales y otras instituciones. Actualmente es Presidente de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD); Primer Vice-Presidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP); Presidente del Capítulo República Dominicana de Young Presidents Organization (YPO); Miembro del Consejo Académico Empresarial de BARNA Business School.

Ha sido Miembro del Consejo de Directores de la Asociación Dominicana de Exportadores (ADOEXPO); de la Asociación de Industrias de Haina y Región Sur (AIEHAINA), de la Cámara de Comercio y Producción de Santo Domingo (CCPSD) y de la Confederación Patronal de la República Dominicana (COPARDOM).