Palabras de Celso Juan Marranzini, presidente de la AIRD en el Desayuno Temático "Productividad + Innovación = Competitividad"

Martes 19 de febrero, 8:00 AM en el Salón Empresarial

El anhelo más profundo del sector industrial es que nos convirtamos en una nación netamente exportadora, competitiva en los mercados internacionales y en nuestro mercado nacional, capaz de generar más y más empleos de cada vez mayor valor agregado, en donde el crecimiento del sector manufacturero en un contexto de estabilidad y crecimiento económico general, sea la base para el desarrollo sostenible de la nación en lo económico y lo social.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana ha enarbolado que es posible convertir a la industria en punta de lanza de este desarrollo, que es posible convertir nuestro país en la economía industrializada más importante y pujante de la región, que es posible contarnos no solo entre países con una renta media creciente -al fin y al cabo, este no es más que un indicador de promedios-, sino en un país con un nivel de desarrollo humano también creciente.

 

La AIRD ha indicado que un punto crucial para esta visión es el lograr que nuestro aparato productivo sea competitivo. Para esto, nuestras propuestas apuntan a una serie de ajustes al modelo económico, apuntan a innovación y tecnología, a reducir y simplificar al máximo los trámites, la permisología y la burocracia, a no encarecer los factores que contribuyen a que la producción sea más eficiente, a eliminar las cargas tributarias al inicio del ciclo productivo y algunas que afectan a nuestras exportaciones, el acceso al financiamiento, la capacitación de nuestros recursos humanos de hoy y la educación de los que lo serán en el futuro, a tratar las importaciones con las normas nacionales, a fortalecer la formalidad de nuestra economía...

 

Un paso importante en beneficio de la eficiencia de la producción y de nuestra economía, es la implementación del pacto eléctrico. Se han hecho inversiones muy importantes por parte del sector público y privado en proyectos de generación que diversificarán aún más la matriz energética y harán más eficiente y robusto el sistema. Es necesario avanzar en reducir las pérdidas en la distribución para alcanzar la eliminación definitiva del déficit eléctrico que priva de grandes recursos al presupuesto de la nación, necesarios para las inversiones de capital y planes sociales que demanda el desarrollo del país y nuestra sociedad.   

 

Hay un factor que es imprescindible, una condición indispensable para lograr ser una economía competitiva, una potencia industrial. Ese factor es el constituirnos en un equipo que trabaja junto, sector público y sector privando apuntando a la misma dirección, sabiendo que la nación productiva es diversa y marcha a ritmos diferenciados, pero que es también un todo que ha de contar con un proyecto, con una guía, con un norte.

 

Podemos decir que para ser equipo no bastan buenas intenciones. Es necesaria una dinámica de trabajo que nos ayude a decidir, consensuar, avanzar, experimentar, corregir. Una dinámica en la que cada actor juegue su papel. Una dinámica en que se comprometan no solo el sector público y el sector privado, sino todos los estamentos de poder, incluyendo el Congreso, los Municipios y la Justicia.

 

Hoy tenemos como invitado al director ejecutivo del Consejo Nacional de Competitividad, Rafael Paz. Bajo su liderazgo, el Consejo Nacional de Competitividad se ha relanzado convirtiéndose en ese espacio clave en donde estamos constituyendo ese equipo que necesitamos. Es un gran reto pasar de la cultura de la fragmentación a la cultura de unidad de propósitos; a la cultura del cumplimiento de objetivos de un Plan Estratégico por parte de instituciones y funcionarios.

 

Las mediaciones personales todavía pesan y por eso desde la AIRD valoramos de forma muy positiva la decisión del presidente Danilo Medina de respaldar los sectores productivos, dando muestras de determinación y voluntad política impulsando la Competitividad e Innovación, dirigiendo personalmente a Competitividad. Además, el que este año haya sido decretado con esas dos palabras claves para el desarrollo.

 

Esperamos que, con ese necesario impulso, se implementen las medidas acordadas en las mesas de trabajo y en el pleno del Consejo Nacional de Competitividad, para así luego de ese gran paso, seguir avanzando dándole seguimiento a las mismas y forjando otras para la consecución de los objetivos planteados.

 

Se necesita, como ya alguien lo señaló: “persistir, insistir, persistir” hasta alcanzar niveles superiores de competitividad, sabiendo que ese es también un nombre del desarrollo sostenible.

 

A continuación, escuchemos a Rafael Paz, director de Competitividad.

 

Muchas gracias.

Pin It